facebook
instagram
vimeo







 

BLOG
CUADERNO
EN FLOR



- mi trabajo
- el ritual de la rutina
- lo que inspira
- las simples cosas
- relatos

BLOG: CUADERNO EN FLOR



 

Usar las manos

Sunday, 16 Jul 2017

Hace más de un año y medio comencé a leer un libro sobre el movimiento Arts and Crafts (por Rosalind P. Blackesly) que, en algún momento interrumpí y quedó abandonado. Pero anoche lo terminé y me gustó recordar el motivo por el cual había elegido leerlo: mi interés por el trabajo manual.
Y ahi, justo sobre el final estaba aquello que esperaba confirmar en la voz de alguien que lo estudió en profundidad.
Aquí, nos encontramos con formas más sutiles en las que los ideales del Arts and Crafts continúan infiltrándose en nuestras vidas. Los intentos clave para abordar algunos de estos problemas -la práctica del comercio justo, por ejemplo- hacen eco en la artesanía y la identificación de productos de calidad con estilos de vida saludables. En comunidades localizadas (...) En un nivel más interno, ha habido un resurgimiento del ethos de la Vida Simple en las acciones de aquellos que optan por abandonar carreras exitosas y de alto perfil para buscar una mejor calidad de vida en el campo.Tales cambios a menudo implican el abandono de las ocupaciones de escritorio que utilizan la cabeza, en favor de hacer las cosas a mano (..) Así, la teología del Arts and Crafts - que un mejor ambiente puede conducir a mejores productos y una vida mejor - continúa teniendo un impacto en la manera en que manejamos nuestro mundo y dirigimos nuestras vidas.


Es muy interesante observar la forma en que los movimientos artísticos y sociales se prolongan en el tiempo y engendran otros nuevos nutriéndolos de sus principios.
Aunque no creo que lo que hoy esté sucediendo sea una continuación, estoy de acuerdo con la autora en que todavía hay artistas que, de forma aislada, producen obras que hacen eco en los principales lineamientos del Arts and Crafts (especialmente aquellos que inscriben su obra en la búsqueda de una revalorizacion de lo autóctono como forma de identidad).

Esta corriente tuvo una enorme expansión ya que se manifestó de distintas formas en distintas ciudades del mundo y contó además con un fuerte transforndo político asociado principalemente a las inclinaciones de William Morris (figura central y referente absoluto junto a los escritos teóricos de John Ruskin).
Teniendo en cuenta que hoy en día la coyuntura es diferente hay sin embargo algo que se repite en este incio de siglo y es la necesidad de volver a lo manual, de alejarse de la máquina, pero ya no como una reacción a la industrialización sino al impactante avance de la tecnología y creo que, irónicamente, a la comodidad y el confort que ha crecido en los últimos años a niveles nunca antes conocidos.


En las últimas décadas nuestra vida diaria se vio transformada por el uso de la electrónica que nos permite estar en contacto con el mundo entero sentados desde nuestra casa, los servicios evolucionaron al punto de que no es necesario salir para comprar artículos de necesidad básica como comida (o practicamente cualquier otra cosa que precisemos) y a través de nuestras pantallas tenemos acceso a entretenimiento constante. El equipamiento hogareño también llegó a niveles futuristas y con apretar unos pocos botones obtenemos comida lista y platos lavados.
Con respecto al mundo exterior, el transporte público y privado evolucionó y se expandió de tal manera que podemos ir de puntos alejados de una ciudad en minutos y cómodamente sentados.
El resultado de todos estos avances es que nos vemos ante la necesidad de realizar actividades físicas con más frencuencia para mantener sanos nuestros cuerpos que perdieron la costumbre del movimiento debido a la vida sedentaria tras escritorios y pantallas.
Pero hay quienes entienden que las soluciones puntuales no sirven porque lo que nos pasó fue un cambio drástico de forma de vida que nos ofrece todo al alcance de la mano pero que, a pesar de las predicciones, no logra hacernos felices.

Es ahi donde las labores manuales reapracen y toman un rol central porque es una de las características que nos difrenecia de otras especies y que nos hace humanos: la creación de herramientas, la preparación de comidas, la construcción de estructuras complejas. Nuestras manos no solo sirven para apretar botones.

Uno de los objetivos del Arts and Crafts era mejorar la vida cotidiana de las personas haciendola más fácil, cómoda y estéticamente atractiva, convencidos de que así la gente llevaría un mejor nivel de vida y por ende sería más feliz. Partían de los objetos para extender estos principios a la arquietctura. De ahi la famosa frase de Morris "Have nothing in your house that you do not know to be useful, or believe to be beautiful" que hoy se vuelve a retomar pero desde otro punto de vista, ya no en el rechazo de productos industriales como opuestos a lo artesanal sino al exceso producido por la sociedad de consumo que nos llevó a llenar nuestros hogares de cosas inútiles, no porque no estén bien confeccionadas o no funcionen o no sean estéticamente lindas sino porque las poseeemos en exceso y no las utilizamos. Asi la acumulación pasó a ser un problema en contraste obseno con la enorme cantidad de población en el mundo que todavía hoy no tiene solucionadas sus necesidades básicas.


Los lujos accesibles que hoy podemos darnos se vuelven en nuestra contra encerrándonos en hábitos de consumo indiscriminado que no nos hacen más felices.
Y la busqueda de la felicidad es el camino eterno del ser humano. Asi muchos toman conciencia y de a poco van pensando soluciones y revisando el pasado en busca de alternativas que podríamos reconsiderar.

Es ahi donde aparece el Arts and Crafts con su ethos de la vida cotidiana práctica, simple y feliz o "The Simple Life". El enfoque va de adentro hacia afuera, del hogar a la ciudad, del objeto al edificio. Se reconsideran algunas de las acciones extremas que fundadores del moviento tomaron para poder implementar sus principios, como abandonar la urbanidad para irse a vivir al campo en busca de ese mundo agrario que ellos veían desaparecer y en el cual creían ver la solución a todos los problemas de su época.
Yo no creo que abandonar las ciudades o rechazar los avances tecnológicos y científicos sea la solución a nuestros problemas (de hecho creo que solo causaría otros nuevos), pero sí pienso que es preciso volver a conectarnos con aquello que nos hace humanos, nuestras manos, y usarlas para reconocer nuestro entorno y poder entender el mundo no sólo de forma intelectual sino también sensible.
Fabricar objetos y elementos, cocinar, sembrar, cultivar y percibir el mundo a través de ellas, tocar y sentir la forma en que está hecho.

Otra expresión de estas ideas se puede encontrar en el movimiento Slow y su énfasis en la vida lenta como una forma de deshacelerar el paso. Sus consignas hacen énfasis en el rechazo la la homogeneización provocada por el avance de la globalización focalizandose en lo local como modo de mejorar la calidad de vida y la felicidad de las personas. Su principal manifestación se ha dado en lo que se conoce como Slow Food o comida lenta (como opuesto a la comida rápida o chatarra que simboliza a la sociedad de consumo) y busca rescatar las tradiciones y actualizarlas para permitir a las personas construir una identidad propia. Sabiendo de donde uno viene puede entonces pensar y elegir a dónde ir.


Hubo una cuestión puntual que fue la que llevo a la desvalorización del movimiento Arts and Crafts y fue la idea de que era una corriente retrógrada y medievalista que simplemente miraba al pasado y lo romantizaba sin apreciar las maravillas de la modernización.
Es cierto que Morris rechazaba en sus prácticas el uso de tecnología de su época abogando por el regreso a las actividades como se habían conocido en la época medieval como una forma de recuperar un lazo con el pasado (la artesanía) que corría riesgo de perderse para siempre.

Asi fue como una de las iniciativas, en plena revolucion industrial, fue montar un taller de estampado textil manual con bloques de madera tallados a mano. El resultado fue la producción de telas hermosas y costosas debido al trabajo requerido. Pero aunque no logró cumplir todos los puntos del programa que se había impuesto (una de ellos era que los productos realizados fueran accesibles para la clase trabajadora) hoy en día posee un enorme valor como testimonio de una oficio y cómo forma de tratar de entender, de manera física y no solo intelectual, como había sido la vida en el pasado para poder asi solucionar problemas del futuro.
Este punto es de gran relevancia hoy en día ya que su pronóstico se cumplió y se ha perdido muchísimo del conocimiento práctico y los oficios van desapareciendo, lo que representa no sólo una perdida invaluable para la sociedad sino también la anulación de tradiciones e identidad.

Pudimos entonces saber que volver a las tecnologias del pasado no era la verdadera solución pero que poder entender la forma en que hacen y producen nuestro objetos nos ayuda a salir de la alienación que genera la sociedad industrializada.
Un principio similar fue tomado por el movimiento Art Noveau, que tiene muchos puntos en con el Arts and Crafts pero que, a mi modo de ver, su rasgo principal fue de caracter estético ya que su unidad se basaba en la creación de una nueva estética acorde a su época, mientras que en el Arts and Crafts la coherencia esta dada, sobre todo, por los objetivos de caracter social.

Pero hoy también sabemos que el consumismo no es el camino y que la industrialización y la tecnología no nos conducen a la felicidad si no van a compañados de un interés genuino en las necesidades humanas y no tiene por objetivo el bienestar de las personas sino que se limita a obtener ganancias sin considerar los costos.

Pienso que la réplica al movimiento Arts and Craft 150 años después de su surgmiento está en las acciones que nos llevan a perder un poco de comfort para redescubrir nuestro mundo y la forma en que funciona, todo aquello que nos hace concientes.
Quizás ya no se trate solo de buscar lo bello y lo útil, sino también lo extraño, lo que nos hace pensar y nos abre nuevamente los ojos.

A veces las soluciones son tan simples que por eso no podemos verlas. Reconectarnos con el lugar donde vivimos no requiere más que ganas e imaginación. Pero con esto no me refiero a pensar en las actividades manuales como simples distracciones de la rutina y aliviadores del etrés sino como formas de pensar y de centrarse, de tomar conciencia de las acciones y del poder individual. Cada acción por pequeña que sea tiene valor, como cada pincelada deja una marca. El hacer es también una forma de reflexionar.

No se trata de hacerlo bien, sino de hacerlo.
Usar las manos debería transformarse en constumbre diaria y necesaria, no como una forma de dejar de pensar sino como una manera sensible de reflexionar.

Los invito a animarse a dejar por un rato todos los prejuicios de lado y a realizar tareas simples cuyo único objetivo sea disfrutar del tiempo sin apuro y del placer de hacerlo sin pensar en el resultado.

TAG: lo que inspira / what inspires,

Comentarios

Me encantó este post Ceci, soy fa n° 1 de William Morris...con nuestra tienda Almacen Feliz pretendemos revalorizar los objetos hechos a mano, con tiempo, dedicación y sobre todo amor..Te copio algo que escribí en nuestra web para presentar a la tienda, te mando un beso!

ALMACÉN FELIZ ES UNA TIENDA QUE CREE EN LOS EMPRENDIMIENTOS, EN LOS ARTISTAS, EN EL VALOR DE LO HECHO A MANO. CREE EN EL VALOR DE LAS PIEZAS ÚNICAS CREADAS A PARTIR DEL SUEÑO, TRABAJO Y TIEMPO DE PERSONAS APASIONADAS QUE AMAN LO QUE HACEN. POR ESO EN TODAS NUESTRAS SECCIONES ENCONTRARAN AL AUTOR, ARTISTA O MARCA DE CADA OBRA O PRODUCTO PORQUE ELLOS SON LOS "HACEDORES" Y NOS PARECE QUE QUIEN ELIJA LLEVAR A SU CASA O REGALAR ALGO DE NUESTRO ALMACÉN DEBE CONOCER SU HISTORIA.

“El Slow Made propone una nueva economía, virtuosa y justa, que reubica al hombre y sus valores en el corazón del sistema productivo. Similar en espíritu al movimiento Arts & Crafts del británico William Morris, el Slow Made de Marc Bayard pone la calidad por sobre la cantidad y revaloriza los oficios y procesos artesanales..." - Florencia Tagino -

Vicky
27 Jul 2017, 10:32 PM

Qué bueno Vicky!!! Me encanta que en Almacén Feliz valoren a quienes hacen. Eso también habla de ustedes, de su gentileza y de una visión más justa y humana del comercio. Gracias x compartir, especialmente por la cita de Florencia. Besos!

cecilia
27 Jul 2017, 10:33 PM

cómo me gustó este post!!! ponen en palabras lo que pienso y trato de vivir

 

 

Felicitas
11 Aug 2017, 7:14 PM

Gracias Felicitas por compartir tu punto de vista :-)

cecilia
13 Aug 2017, 10:38 PM
Dejar comentarioDejar comentario
Anterior Siguiente